lunes, 19 de mayo de 2008

Un día tranquilo en Somosaguas


El lunes fue un día sin nada demasiado interesante que relatar. Por la mañana, Laura y Blanca se tuvieron que dedicar a corregir algunos errores que habían detectado en las bolsas de los fósiles. Parece ser que algunas de ellas no habían sido marcadas con el correspondiente número de extracción. Esta claro que, por muchas veces que se repita, nunca se dice suficientes veces que es necesario ser muy cuidadoso a la hora de extraer, ubicar y numerar los fósiles. Si la sigla del fósil se pierde, toda la información asociada a la ubicación espacial del mismo se pierde con ella. Afortunadamente, consiguieron arreglar el desaguisado, a costa de perder casi toda una mañana de trabajo mirando absolutamente todas y cada una de las bolsas de fósiles de esta campaña.

Por otro lado en la cata-2, Yago y Juan extrajeron el primer bloque de esta campaña. De hecho, ahora que lo pienso no van a salir demasiados bloques además de este. Por lo visto este año me da la impresión de que hemos encontrado muchas más piezas interesantes de tamaño reducido que de gran tamaño. De hecho, incluso podriamos afirmar que este año hemos encontrado tantas piezas de dentición juvenil de Gomphotherium que nos encontramos ante un cementerio de mastodontes... en su sección pediátrica.

Por la tarde, lo más destacable probablemente fuese que eramos tan pocos que parecía una excavación familiar. De hecho, las explicaciones de paleontología y geología del área se ofrecieron de manera particular... Tania era la única oyente...


En Somosaguas-Norte hacía tanto calor que, por primera vez en toda la campaña, consideramos necesario colocar una extensión del toldo, aunque fuese sólo para cubrir a Esther, la única ocupante del área soleada. La verdad es que el velamen quedaba bien y cuando soplaba un poco de brisa daba la impresión de comportarse como el foque (vela triangular a proa) de un barco de regata.

Mientras tanto, Rubén se enfrentaba a la cata-1 en una lucha épica por alcanzar los niveles fosilíferos que en algún momento deberían aparecer bajo esas malditas arcillas oscuras...

Finalmente, en la cata-2 Ingrid continuó con la limpieza del área donde se encuentra la mandíbula del carnívoro. Tenemos tres días para extraer el bloque que contendrá al fósil más interesante de esta campaña (mientras no salga algo mejor... jeje).

La Crónica continúa...