sábado, 23 de mayo de 2015

Nuevo éxito de las Puertas Abiertas en el Mioceno de Somosaguas

Está mal que lo digamos nosotros pero es que este año las Jornadas de Puertas Abiertas han salido PER-FEC-TAS. Más perfectas no podrían haber salido. La organización por parte de Juanan y María ha sido ejemplar, y los monitores de Geosfera, Geodivulgar y nuestro propio equipo han actuado con una profesionalidad digna de admiración. Así lo he visto y así me lo han contado muchos de los asistentes a este magno acontecimiento que ya se ha convertido en un clásico de la primavera madrileña. Y, como durante toda la semana, la climatología ha ayudado para que todo haya salido a pedir de boca.

Eran las nueve de la mañana y ya estaban los primeros madrugadores dispuestos a aprender todo lo necesario sobre las faunas y ecosistemas del Mioceno madrileño de hace 14 millones de años. Pero hasta que pudieramos estar listos, han tenido una horita de reflexión para aprender cómo se organiza el comienzo de una jornada festiva en un yacimiento paleontológico, y sobre el frescor que se puede sentir a esas horas tan tempraneras.

Pero a las diez, puntuales como un reloj suizo, han comenzado las explicaciones para el primer grupo, mientras los excavadores todavía estábamos recogiendo el material para iniciar nuestra tarea paciente de rodear, rebajar y, de vez en cuando, ubicar y extraer fósiles.

Y una vez llegado ese momento, el trasiego de grupos de visitantes ha sido continuo a lo largo de toda la mañana. Más de 250 hemos contabilizado (y seguro que alguno más se nos ha escapado) en las más de tres horas que ha durado la actividad.

Ha habido historias para todos los gustos, comenzando por la típica y tópica explicación de cómo se excava en un yacimiento paleontológico, pasando por las diferentes especies que se encuentran en Somosaguas y cómo nos han ayudado a determinar el ambiente en el que vivieron, hasta los análisis paleoclimáticos, tafonómicos y paleodemográficos que nos han ayudado a determinar el origen de este yacimiento en el que se encuentran tantos restos pertenecientes a individuos juveniles. Y también hemos dado la oportunidad de realizar "actividades más activas" como un taller de microfauna (con mesa de lavado en acción incluida) o, por supuesto, la estrella de todos los años, la excavación experimental para los más pequeños (aunque algunos mayores se quedan con las ganas de ponerse manos a la obra con el destornillador y la brocha -quizás deberíamos hacer una alternativa para ellos, para que no les de vergüenza ponerse a ello, jejeje-).


Ya por la tarde, la cosa se ha quedado mucho más tranquila y la excavación ha continuado con normalidad, con la habitual sucesión de esquirlas, fragmentos de hueso de procedencia indeterminada, framentos de esmalte de Gomphotherium, piezas dentales más o menos completas, astrágalos y demás tarsales y carpales, etc., etc. Entre todo ello, ataques alergénicos, indigestiones inesperadas, semi-insolaciones, conversaciones sobre lo mal que está el país, y lo mucho o poco que se va a arreglar tras las elecciones de mañana, discusiones sobre modas más o menos desafortunadas, etc., etc. Vamos, una tarde normal, como muchas otras a lo largo de la campaña.

La Crónica continua...

viernes, 22 de mayo de 2015

Nuestra primera Jornada de Puertas Abiertas vespertina

Hoy ha tenido lugar la primera de las dos Jornadas de Puertas Abiertas que celebraremos durante esta campaña (la siguiente es mañana por la mañana).

Nuestro equipo, en colaboración con los monitores de Geosfera y Geodivulgar, ha realizado un trabajo extraordinario para mostrar lo interesante que es la Paleontología en general y nuestro yacimiento en particular.

Y teniendo en cuenta algunos comentarios vistos por Twitter, parece que los visitantes lo han disfrutado a lo grande.


jueves, 21 de mayo de 2015

Y hoy les tocó a los de la tarde

Si ayer hablábamos de que el grupo A de "Paleontología General" de Geología de la UCM había visitado el yacimiento, hoy le tocó al grupo B, "los de la tarde". Un grupo menos numeroso y bullicioso en el que también había algunos viejos conocidos con los que pudimos conversar sobre sus experiencias el pasado año en el campamento de primero en Pirineos, donde muchos de ellos descubren su definitiva vocación por la Geología.

La jornada trascurrió sin grandes sorpresas, aunque aparecieron algunas piezas interesantes, como este astrágalo de rumiante; la típica taba de los juegos infantiles de nuestros padres y abuelos.

Sin mucho más que contar, nos despedimos hasta mañana, con el inicio de nuestras Jornadas de Puertas Abiertas, por primera vez y de manera experimental en una tarde de viernes.

La Crónica continua...

miércoles, 20 de mayo de 2015

Alumnos de "Paleontología General" en Somosaguas

Hoy hemos contado con la presencia del grupo A del segundo curso del Grado de Geología de la UCM, los cuales han venido a nuestro yacimiento como parte de las actividades que realizan en la asignatura "Paleontología General". Se trata en este caso de una salida de campo (la última del curso) cuya finalidad es mostrarles como se trabaja en un típico yacimiento del Neógeno ibérico... y ¿qué mejor opción que traerlos al Campus de Somosaguas? La Universidad Complutense de Madrid puede congratularse de ser una de las pocas (muy pocas) universidades del mundo que cuenta en los terrenos de su propio campus con un auténtico yacimiento paleontológico donde sus alumnos pueden hacer prácticas de primera mano.

Dado el elevado número de estudiantes, en cada uno de los dos turnos (mañana y tarde) ha estado en el yacimiento la mitad del grupo. Tras un breve recorrido por la zona donde afloran los diferentes puntos de muestreo, durante la cual les hemos contado las diferentes técnicas de trabajo que se utilizan para extraer fósiles de micro- y macrovertebrados, las variaciones laterales de los diferentes niveles estratigráficos, los ambientes de sedimentación asociados o la importancia de tener en cuenta el tamaño muestral a la hora de abordar análisis de todo tipo (sobre todo los paleoecológicos -que para eso es una de nuestras principales líneas de investigación, jejejeje), Laura y Sole les han mostrado la manera correcta de excavar en cuadrícula y todos los datos que han de tomarse para cada fósil que se va encontrando. Y al final de cada turno les hemos pasado un pequeño cuestionario en el cual debían plasmar brevemente las conclusiones a las que habían llegado después de haber estado excavando tres horitas en el yacimiento... (cosas de Bolonia y sus inacabables pruebas de evaluación...)


Aparte de eso, la jornada ha transcurrido sin incidentes ni grandes sorpresas. Sí que ha resultado interesante ser testigo del intercambio de información académica entre los estudiantes de 2º y los de 1º (un avezado grupo de futuros geólogos que se ha atrevido a compaginar nuestra excavación con el campamento de Pirineos al que se van al final de esta semana). Qué grupos son mejores o peores para cada asignatura, qué profesores son más exigentes, cuáles son peores personas, que si les gusta o no cómo imparto la "Paleontología General", etc... Toda una lección sobre lo que un estudiante universitario desea de las asignaturas que está cursando. Mi principal conclusión... hay estudiantes de todo tipo: desde los que quieren aprender por encima de todo, aunque el profesor sea muy duro, hasta el que sólo quiere aprobar, sin preocuparse demasiado por nada más, pasando por cualquiera de los posibles matices intermedios entre esos dos extremos, incluyendo la diferenciación de asignaturas entre "las que me interesan y las que no".

La Crónica continua...

Se aproximan las Jornadas de Puertas Abiertas en Somosaguas

¿Ya os estabais todos preguntando qué pasaba con las Jornadas de Puertas Abiertas en Somosaguas? ¿Preocupados por la falta de noticias? Pues ya están aquí.

Este año ha habido algo de financiación por parte de la Comunidad de Madrid (no hay nada como unas elecciones para que lluevan las migajas... jejejeje), que se ha unido a la habitual de la UCM, y por eso la preparación de los carteles oficiales ha llevado algo de tiempo extra (muchos logos que añadir, con una disposición específica para que todo el mundo quede contento, jajajajajaja).


Como novedades, propiciadas por la financiación extra, podemos contar que habrá también actividades este viernes por la tarde, además del sábado por la mañana. Y contaremos con un nutrido grupo de monitores de Geosfera, Geodivulgar y Ednya colaborando para que todos nuestros visitantes aprendan todo lo necesario sobre el yacimiento. Además, este año se tratará un tema de máxima actualidad, bajo el lema "Una generación perdida... por la crisis ambiental"... seguro que con esto ya no podéis resistir más la intriga...

Toda la información necesaria para atender a nuestras Jornadas de Puertas Abiertas la podéis descargar aquí.

martes, 19 de mayo de 2015

Primeros fósiles de 2015 en Somosaguas-Norte

Pues ya en el segundo día de excavación se ha instalado la normalidad en el yacimiento. Los primeros fósiles van apareciendo y nuestras listas van incrementándose con diversidad de piezas. Como habitualmente, lo más abundante son las esquirlas y los fragmentos inidentificables. Pero eso no es óbice para que de vez en cuando aparezcan piezas de mayor interés. Y todavía estamos muy al comienzo de la campaña; todavía hay tiempo más que de sobra para que aparezca la pieza estrella de la temporada, esa mandíbula que todos deseamos, o un hueso apendicular en perfecto estado de conservación (un fémur, un húmero, ese radio que todos deseamos o, mejor aún, una tibia con su magnífica sección triangular...). Eso por no hablar del mítico cráneo completo que quizás algún día aparezca en el yacimiento... jajajaja (sí claro... es poco probable si tenemos en cuenta el origen del yacimiento).

Con respecto al ambientillo general, tenemos la habitual camaradería que va creciendo en el corazoncito de nuestros excavadores. Este año todo ayuda, desde el escaso número de excavadores de esta campaña hasta los vientos huracanados que de vez en cuando amenazan con tumbar el toldo maravilloso que nos protege de sol y lluvia (que llegará, tarde o temprano); ya se sabe que las comunidades humanas tienden a unirse ante el peligro. En estos primeros días las conversaciones todavía parecen monopolizadas por los encargados de la excavación, pero los alumnos se van adaptando al trabajo y pronto llegará el momento en que se suelten la melena y comiencen a amenizar las jornadas con su particular (y rejuvenecida) visión del mundo. Ya os informaremos de las conversaciones más interesantes (de momento nadie ha empezado a "espoilear" los últimos capítulos de Juego de Tronos, pero todo llegará).

La Crónica continúa...

lunes, 18 de mayo de 2015

Somosaguas ya está en marcha

Un año más ha dado comienzo la excavación de los yacimientos paleontológicos del Mioceno del Campus de Somosaguas. Aunque debemos decir que, a diferencia de otros años, esta vez ha sido un comienzo muy tranquilito, sin tormentas en el fin de semana anterior ni amenazas de lluvias en el día inicial de campaña. De hecho, a pesar de que hay indicios de que mañana habrá tormentas vespertinas, las predicciones para el resto de la semana son muy halagüeñas. En fin, lo dicho, buen tiempo para comenzar la campaña... tan buen tiempo que, tras un breve tour por los afloramientos (en el que nos hemos sorprendido por la cantidad de basura acumulada que hay por los alrededores... -esperemos que se limpie antes de que este fin de semana lleguen centenares de visitantes a nuestras ya famosas Jornadas de Puertas Abiertas-) para los alumnos de la asignatura de Prospección Paleontológica, lo primero que hemos hecho ha sido montar el toldo para no asarnos en nuestros jugos mientras limpiábamos el yacimiento. Y limpiando nos hemos pasado el resto de la mañana, al mismo tiempo que Blanca, Laura, Sole y Enrique han ido planteando la cuadrícula, que ha quedado lista para empezar a excavar con normalidad esta misma tarde.

Lo que pasa es que esta tarde ha llegado Omid con sus actividades geológicas para propiciar una inmersión total en la estratigrafía de los yacimientos. Así que ahí tenemos a los alumnos picando y limpiando las trincheras en donde se pueden estudiar las distintas particularidades de los niveles fosilíferos de Somosaguas. Esperemos que no le de un jamacuco a ninguno... porque el calor que hace no es ni medio normal...

La Crónica continúa...

martes, 12 de mayo de 2015

Turnos de excavación 2015

Bueno, se nota que el Plan Bolonia está plenamente instalado en la UCM, con todos sus trabajos, evaluaciones continuas, seminarios y demás cosas que dejan a los estudiantes sin tiempo para actividades extra. Así que este año tenemos muy poquita gente apuntada a la excavación, esperemos que no haya bajas. 


Como ya sabéis, podeis hacer click en la imagen para agrandarla o descargarla.

La discrepancias de números que podréis observar se debe a que hay que añadir a esta lista las salidas de campo oficiales de la facultad, que añaden estudiantes adicionales a algunos turnos.

Para terminar, tan sólo queda recordar que el próximo jueves 14 de Mayo, de 15:30 a 17:00 en el Aula 16 del Departamento de Paleontología de la UCM (Facultad de Geología, 2ª planta) tendremos el seminario sobre Somosaguas para todos aquellos excavadores que se han apuntado a la campaña, que comienza la próxima semana.

martes, 5 de mayo de 2015

CRÓNICA DE UNA INFILTRADA EN EL EJIP

Día 1. Hora, las algo y media de la tarde.
Llegamos a Cercedilla, buscando el camino que nos llevaría al lugar de encuentro de tantos paleocientíficos. Tras equivocarnos, hallamos unos discretos “Gomphos” que nos guiarían hasta nuestro destino. El lugar, siniestro, con demasiados pasillos poblados de aliens y muebles devora-humanos que en su amabilidad los responsables de la residencia habían advertido con carteles y cintas. Poco tiempo pude admirar la cuenca donde tantos paleontólogos se reunían, pues pronto nos llevaron a la civilización para dar inicio de lo que serían las asombrosas próximas jornadas. Tras los discursos llegó lo importante, el “piscolabis” que llenaría a un Mosasaurus (Figura 1). Tras la cuantiosa cena nos dispusimos a mojarnos bajo la lluvia, regresar al yacimiento donde descasarían nuestros huesos y comportarnos como paleontólogos, bebiendo cerveza.


Día 2. Los paleontólogos madrugan con arte.
Empezamos el día con un desayuno clásico de galletas María y bollería variada. Después, comenzó el espionaje. Abrimos sesión con impresionantes huesos bajo el microscopio, porque ver rocas está pasado de moda en este Eón. El día prosigue con vertebrados y sus excéntricas familias. En el primer break descubrimos un mundo nuevo, las pastas de té se pueden tomar con zumo, no sólo con café o té. Además, pudimos empezar a observar los primeros pósters cercanos al pasillo, pues la marabunta de “come-pastas” no nos permitía avanzar (Figura 2). Regresamos a la carga con micromamíferos y las variantes de ratones pasados tan trabajosos de hallar mientras trías y tan monos cuando los reconstruyes. Y llega la hora de la verdad, la primera comida. Tras entregar nuestro sello de “paleontólogos con derecho a sustento”, el imponente señor de la selva nos sirvió cuantiosos hidratos mezclados en un único plato. Volvimos al lugar de los hechos donde comenzaron con devora hormigas y terminaron con humanos. Entonces fue la hora del segundo break o zumo break, una innovación en este EJIP. Nos alimentamos de pececitos mientras leíamos los pósters del otro lado de la pared. Finalmente entramos en el último ciclo, la paleo-geo-divulgación o cómo reclutar personal para enseñar los misterios de la Tierra al público diverso y concienciar de que también las rocas han de ser salvadas. Y fue en ese momento cuando pudimos comenzar a inducir a la gente al lado oscuro de la geología mediante nuestros malvados planes, incluyendo a Gandalf el Jopi o la crueldad de nuestros terribles castigos a los crímenes cometidos contra la Geología por los alumnos de Grado.Y después de la publicidad... cena decente, concursos de dibujos y “el bar de un minuto”, ya que en el lugar no cabrían más de 12 Megacricetodones y éramos como 20 homínidos. Al regreso, canciones, más cerveza y Jungled Speed.


Día 3. Hoy no me puedo levantar.
Cambiando las galletas María por una magdalena y el zumo por café, nos pusimos en marcha con los dinosaurios. Entre las grandes criaturas del pasado, que inspirarían al mismísimo Lovecraft, se abrieron paso las aves y sus viajes. Así, pronto llegó la hora al arte moderno o diferenciar paleo-artistas de paleo-ilustradores, cerrando sesión con cómo poner rejas a las grandes obras de paleoarte con un estilismo algo discutible. Terminamos de recorrer los increíbles mundos que ofrece el póster y a partir de aquí, el ámbar se nos pegaría, descubriendo cómo todo queda registrado, incluyendo crímenes prehistóricos. Siguieron las charlas de otros infiltrados, que pasaban bien por paleontólogos diciendo paleo-palabras en sus ponencias.  Hasta que apareció Azagador y su paleo de paella tamaño Diplodocus. Ya después del nuevo mejunje sin sal (arroz tres delicias a la que le faltaban las delicias o sabor al menos) emprendimos la inconmensurable tarea de hacernos el cuadro familiar en la parte oculta de la residencia, el jardín de detrás. Allí, entre equilibrios y tensiones inmortalizamos nuestros rostros, para ayudar a la reconstrucción paleo artística dentro de unos millones de años. Una vez plasmados en píxeles, nos pusimos con invertebrados y para sorprender al espía, hablaron del Ordovícico, pizarras y sus bichos. Se incluyeron en el ciclo geoquímica y el método “Font” para estudiar bivalvos. Tras el “coffe no siesta”, comenzamos con las grandes olvidadas del paleoarte con impresionantes sesiones de vegetación. Terminamos con la mesa redonda para motivar a los investigadores en su lucha contra “la paleo no da de comer”. Aplausos, agradecimientos y para finalizar, un inesperado concierto de Blues para recordarnos que no sólo somos investigadores, y que nos une hasta la música. Entonces fue el momento esperado: la gran cena, incluyendo abreboca, plato de carne (o tocino) y el cumple de Blanca, que más tarde sería el de Omid. Y votamos. Se votó con seriedad, preguntando quién expuso qué y los apellidos de los coleguitas. Empezando por el Premio Somosaguas, seguimos con el del Pakozoico y se terminó con Tranzmitting y la SEP. Ningún ganador fue injusto, no sólo eran guapos, también grandes, como todos los paleontólogos que asistieron allí y nos hicieron el gran honor de entregarnos el premio al mejor comunicador (Figura 3, Muchas gracias Paco Gascó!).
Y así termina la historia de cómo el multidisciplinario Omid reclutó a dos geo frikis para convertirlos en un estratígrafo y una petróloga de pro que consiguieron dejar icnita (huella en castellano) en el gran congreso de Jóvenes Investigadores en Paleontología de Cercedilla, en el año de nuestra “diversificación”, 2015.



¡Nos vemos!

miércoles, 22 de abril de 2015

Mi primer EJIP:

Cada vez que iba a una excavación, siempre oía a alguien contar alguna anécdota o vivencia, sobre un congreso llamado EJIP. Todo el mundo hablaba maravillas de tal congreso, tanto a nivel científico como en lo personal. Un congreso de jóvenes investigadores, donde todos exponían sus trabajos, y servía tanto para ver lo que la gente hacía, como para entablar relaciones y contactos en el mundo de la paleontología.

Pues bien, este año se me presentó la oportunidad de poder ir a mi primer EJIP. En este caso, se desarrollaba en la localidad madrileña de Cercedilla. Sinceramente, se queda corto todo lo que me habían contado. Es un marco perfecto para exponer tus primeros trabajos en el mundo de la paleontología, a la vez que conoces a multitud de gente con tus mismos intereses, lo que puede ser muy fructífero en el futuro profesional.

Era mi primer congreso, e iba a exponer por primera vez. Ciertamente, estaba muy nervioso, más aun cuando me tocaba cerrar el congreso con la última charla. Al final, salió mejor de lo que me esperaba, tanto es así que me concedieron el “I Premio Somosaguas de Paleontología al mejor investigador novel”. Tengo que decir que en ningún momento me lo esperaba, ya que las charlas de mis compañeros fueron buenísimas, pero me hizo mucha ilusión y me dio renovadas ganas de seguir adelante en este mundo, que es el que me apasiona.


La organización fue excelente, y las charlas verdaderamente interesantes, con alto nivel científico. Eso sin contar con las innumerables conversaciones en los “coffee breaks” o en los breaks nocturnos tras las ponencias, que se alargaban durante horas debatiendo sobre temas muy dispares. Todo ello, hizo que fuese una experiencia que jamás olvidaré.


El EJIP y su gente, es algo que todo joven investigador en paleontología debería vivir. Así, también tendrá una anécdota que contar en futuras excavaciones.



¡Nos vemos en el siguiente!