viernes, 25 de mayo de 2012

Paleoecología y cambio climático en el Mioceno Medio de Madrid


Ahora que se ha terminado la campaña de excavación (la he seguido desde la distancia leyendo las crónicas de nuestra querida Laura Berdejo), no vamos a dejar que nuevamente se nos duerma el blog. Así que aquí os vengo a contar uno de los últimos trabajos publicados que incluyen resultados sobre la fauna de Somosaguas.

Si en 2009 presentábamos la primera investigación sobre el análisis de isótopos estables en el esmalte dental de los mamíferos herbívoros de Somosaguas, en 2012 hemos podido completar un estudio isótopico más completo llevado a cabo en 16 yacimientos del área de Madrid. Como recordaréis, el análisis isotópico llevado a cabo en Somosaguas nos permitió detectar un descenso en la temperatura relacionado con el enfriamiento del Mioceno Medio (Middle Miocene Cooling o MMC) que estuvo íntimamente relacionado con el restablecimiento del casquete de hielo en la Antártida Oriental. Los buenos resultados obtenidos en Somosaguas nos animaron a perseguir un objetivo más ambicioso: aumentar el número de taxones, el número de yacimientos y la ventana temporal. Los análisis isotópicos en fósiles con fines paleoclimáticos suelen llevarse a cabo en la mayoría de los casos en secciones marinas dada, en general, la mayor continuidad sedimentaria de las mismas en comparación con el registro continental. La cuenca de Madrid, no obstante, es un lugar excelente donde llevar a cabo un estudio isotópico en mamíferos ya que cuenta con una secuencia sedimentaria bastante completa y continua sobre todo del Mioceno Medio. Con este fin, se muestrearon 214 dientes para los análisis de δ13C, δ18OCO3 y 153 para el análisis de δ18OPO4 de diferentes taxones entre los que se encuentran: los rinocerótidos Alicornops simorrense, Hoploaceratherium tetradactylum e Hispanotherium matritense, los équidos Anchitherium cursor, Anchitherium procerum, Anchitherium matritense, Anchitherium alberdiae y Anchitherium sp., el gonfoterio Gomphotherium angustidens, el bóvido Tethytragus langai, el cérvido Heteroprox moralesi, los suidos Listriodon splendens, Bunolistriodon lockharti, Listriodon retamaensis y Conohyus simorrensis y el paleomerícido Triceromeryx pachecoi. Los yacimientos muestreados han sido: Casa de Campo-Marqués de Monistrol, La Hidroeléctrica, Puente de Toledo, San Isidro, PAR Peñuelas, Estación Imperial, Paseo de las Acacias, Barajas 17, Barajas 3, Arroyo del Olivar, Somosaguas, Puente de Vallecas, Henares 1, Alhambra-Túneles, Paracuellos 5 and Paracuellos 3. El rango temporal considerado abarca desde los ~15,9 Ma hasta los ~13,2 Ma (Aragoniense Medio y Superior, MN5 y MN6, desde la biozona Db a la G).


Después de pasar un buen tiempo de muestreo en las colecciones del Museo Nacional de Ciencias Naturales y del Instituto Geológico y Minero de España (he de dar las gracias a las conservadoras Patricia Pérez y Silvia Menéndez por ser tan diligentes y majas) y otro buen tiempo de laboratorio en la Universidad de California en Santa Cruz, hemos obtenido interesantes resultados que pueden ser resumidos en los siguientes puntos:



  1.  Los valores de δ13C son indicativos de vegetación de tipo C3, como era de esperar puesto que las plantas de tipo C4 no son abundantes hasta el final del Mioceno-inicio del Plioceno. El habitat habría variado en el Mioceno Medio de Madrid entre un bosque abierto y una sabana arbolada.
  2. El équido Anchitherium, el rinocerótido Hispanotherium matritense y el bóvido Tethytragus langai muestran una dieta mixta indicativa de condiciones más abiertas. 
  3. Los rinocerótidos Alicornops simorrense y Hoploaceratherium tetradactylum, el gonfoterio Gomphotherium angustidens, el cérvido Heteroprox moralesi y el paleomerícido Triceromeryx pachecoi habrían sido ramoneadores y habitantes de zonas más cerradas. 
  4. La curva de δ13C a lo largo del marco temporal considerado indica condiciones más secas en las biozonas Db y Dc, un período de mayor humedad en la biozona Dd y de nuevo un período más seco en las biozonas E, F y G. 
  5.  Los valores de δ18OCO3 y δ18OPO4 obtenidos en el esmalte dental están íntimamente relacionados con el agua de ingesta y en último término con la temperatura ambiental. En concreto el valor de δ18OPO4 permite llevar a cabo el cálculo del valor isotópico del oxígeno en el agua (δ18Ow) que a su vez nos permite calcular la temperatura media anual (MAT). La biozona E (donde se encuentra el yacimiento de Somosaguas) ha proporcionado los valores más bajos de δ18OCO3, δ18OPO4 y δ18Ow, lo que sería indicativo de una menor temperatura. La biozona E muestra una edad de ~14,113,7 Ma y coincide con el enfriamiento del Mioceno Medio (~14,013,8 Ma). Por tanto, este evento global ha quedado reflejado en los yacimientos de Madrid. 
  6. También hemos podido obtener valores aproximados de la precipitación media anual (MAP) que habrían variado entre ~250 mm/año en la biozona Dc y ~670 mm/año en la biozona Dd.

    Valores isotópicos de carbono en los taxones analizados en los yacimientos de Madrid y tipos de habitats más probables para cada taxón (Ilustraciones de M. Antón y O. Sanisidro).





Estos interesantes resultados demuestran una vez más la utilidad de la aplicación de isotópos estables en el registro fósil de mamíferos terrestres en series temporales relativamente completas donde se puedan obtener curvas isotópicas continuas similares a las obtenidas en el registro marino.

Desde aquí quiero dar las gracias a todas las personas que a lo largo de todos estos años (empezando allá por el siglo XIX) han ayudado a excavar los yacimientos de la cuenca de Madrid. Este trabajo jamás habría sido posible sin esta intensa labor.

Espero que disfrutéis del artículo. Os dejo la referencia:
  • Domingo, L., Koch, P. L., Grimes, S. T., Morales, J., López-Martínez, N. In press. Isotopic paleoecology of mammals and the Middle Miocene Cooling event in the Madrid Basin (Spain). Palaeogeography, Palaeoclimatology, Palaeoecology, doi:10.1016/j.palaeo.2012.04.026