sábado, 12 de mayo de 2012

La indignación también afecta a Somosaguas...

Con este título tan misterioso nos referimos al curioso hecho de que el año que tenemos una Jornada de Puertas Abiertas con mejores previsiones meteorológicas ha sido el año que menos visitantes hemos logrado atraer, con diferencia... Sólo 9 personas se han acercado al yacimiento a vernos trabajar en vivo y en directo... Davinia, Ángela, Pablo, Eloy y Marco se han encargado de atenderlas en una de las atenciones más personalizadas que nunca ha logrado el Proyecto Somosaguas de Paleontología.


Tras constatar que hoy no se ha celebrado ningún gran premio de automovilismo o motociclismo que pudiera haber influido en nuestros habituales visitantes (que suelen superar ampliamente los dos centenares) sólo nos ha quedado plantear dos hipótesis alternativas para explicar el rotundo fracaso de nuestra brillante, soleada y calurosa jornada de divulgación popular:
  1. Las buenas previsiones meteorológicas, junto con la existencia de un puente debido a la festividad de San Isidro el próximo martes, ha propiciado que las familias se hayan decidido por opciones de entretenimiento más alejadas de la gran urbe (vamos que se han ido al campo)...
  2. La convocatoria del movimiento 15M para este sábado 12M ha tenido una buenísima acogida entre nuestro público, que se estban preparando para lanzarse en masa a secundar las manifestaciones que hoy han inundado la ciudad de Madrid desde sus cuatro puntos cardinales...
¿Con cual de las dos nos quedamos? Lo preguntaremos el próximo sábado cuando, presumiblemente, vendrá más gente a nuestras Jornadas de Puertas Abiertas... esperamos...

Pero no hay mal que por bien no venga... Lo que ha sido un desastre de audiencia (presencia, más bien) se ha convertido en una jornada muy tranquilita en el yacimiento, donde hoy nuestros excavadores han compartido cuadrícula con los alumnos del Master de Biología Evolutiva, que realizaban su práctica de campo de la asignatura de "Patrones y Procesos en Macroevolución".

Los descubrimientos de nuevos fósiles se han sucedido a lo largo del día y las conversaciones han sido de lo más variadas. Algunas de las interesantes han rondado por la caída en desgracia en la UCM del Plan de Estudios del Grado de Biología por comparación con el de la antigua Licenciatura de Ciencias Biológicas. Mucha menos optatividad (y muy restringida la poca que ha quedado), y una extraña política de planteamiento del Proyecto Fin de Grado, han apartado a esta carrera de lo que consideramos que sería el ideal del alumno de Biología. Aunque esos mismos males (o algunos similares) aquejan al Grado de Geología, por contra, nuestros excavadores nos han sorprendido al constatar que en los últimos años se ha dado una mejoría substancial en el profesorado de algunas asignaturas consideradas tradicionalmente los grandes "truños" de la carrera.

Así que podemos decir que ahora ambas disciplinas han logrado igualar a sus alumnos de la UCM en un nivel similar de descontento, no como hasta ahora que sólo los geólogos se quejaban amargamente (mal de muchos consuelo de ...).

Para terminar la tarde, el calor sofocante del día, después de habernos obligado a desplegar un complejo sistema de velas y contravelas que nos protegiesen del sol en aquellos lugares donde nuestro toldo no alcanza, ha generado una abundante cobertura nubosa de evolución diurna, lo cual finalmente ha terminado desembocando en unos vientos huracanados que nos han obligado a desmontar el toldo y sus velámenes asociados para pasar la última hora de excavación sin miedo a sufrir ningún percance de gran calibre... Y el viento nos ha estado incordiando un poco más de la cuenta, aunque al final ha vuelto a despejarse la tarde (cosas del tiempo...).

Bueno, en general, un día tranquilitio y sin demasiadas complicaciones... De esos días que a veces apetece disfrutar.


La Crónica continúa...