jueves, 12 de mayo de 2011

Trabajando sobre mandíbula y escápula

En el día de hoy se ha continuado con la tarea de rodear los dos enormes fósiles que focalizan la atención del yacimiento en ambos extremos del mismo. Es algo que está centralizando nuestros esfuerzos pues, al tratarse de unas piezas de gran interés científico para el conocimiento de la anatomía y la ontogenia de Gomphotherium, no podemos permitirnos el dejarlas a la intemperie durante un año hasta la siguiente temporada. Y aunque parezca sencillo, resulta muy laborioso el rodearlas y prepararlas para su correcta extracción del yacimiento.

El fragmento de escápula de mastodonte prácticamente se encuentra ya fuera y sólo queda liberar la espina que se encuentra clavada en el sedimento. Por eso Ana, Luis y Enrique han continuado rebajando la cuadrícula hasta lograr que la mencionada espina se encuentre en una zona fuera de peligro cuando llegue el momento de extraer el bloque que contendrá la escápula.

Poco a poco, la mandíbula del mastodonte adolescente va emergiendo del sedimento. En realidad, lo que pasa es que poco a poco nosotros vamos eliminando todo el sedimento que la rodea, generando un foso alrededor suyo y un pedestal en donde la mandíbula se yergue a modo de castillo medieval afianzado en las alturas de los riscos castellanos...

Y mientras continuamos con la ardua labor de socavado en torno a estos fósiles de gran tamaño no paran de aparecer otros menores que también hay que ubicar. Es decir, que a pesar de la prisa que nos corre el poder sacar finalmente estas dos interesantes piezas, no dejamos de ser rigurosos y recoger toda la información necesaria para continuar con el trabajo de la manera más apropiada. Y ahí estamos, parando cuando más prisa tenemos para, tranquilamente y sin que se nos altere el pulso, tomar la ubicación de uno más de los innumerables fragmentos de hueso que cada campaña alimentan nuestros estadillos de la excavación. Menos mal que después nos ofrecerán una información valiosísima para profundizar en los secretas de la formación de este interesante yacimiento.


Hoy, dado que había muchos excavadores, también ha habido actividad en el resto del yacimiento, así como en la Cata-4, que continúa profundizándose sin encontrar un buen nivel fosilífero; aparecen esquirlas y de vez en cuando algún fósil ubicable, pero todavía nada suficientemente espectacular.

Finalmente, por la tarde también hemos tenido a nuestros compañeros Juanan y María continuando con la tarea iniciada por Omid en días anteriores con el lavado del sedimento que habían extraído previamente en Húmera.


La Crónica continúa...