martes, 10 de mayo de 2011

Polarizando el trabajo

Hoy hemos regresado a Somosaguas con un espíritu positivo encaminado a acelerar el trabajo en torno a las dos grandes piezas que se sitúan a ambos extremos del yacimiento de Somosaguas-Norte. Y sorprendentemente los excavadores que hoy tenían que asistir al turno de mañana tenían sus cuadrículas ubicadas en torno a los dos fósiles. Así que el aspecto del yacimiento esta mañana ha sido muy curioso. Dábamos todo el aspecto de dos equipos de paleontólogos mal avenidos forzados a trabajar simultaneamente en el mismo yacimiento pero tratando de mantener la mayor distancia entre nosotros. Menos mal que con las ubicaciones sucesivas a uno y otro lado del yacimiento se mantenía el trasiego de personas y carpeta de ubicación.

Por otro lado, en la Cata-4 también se han acelerado los trabajos dado que hoy se han juntado cuatro excavadoras, las cuales han seguido rebajando a la búsqueda de los niveles fosilíferos. Ya empiezan a aparecer las primeras piezas ubicables, aunque sea muy tímidamente.

Por su parte, no ha habido excavación en la Cata-2 pues el número de excavadores no era tan elevado como para poder diversificarnos tanto.


Para terminar hay que decir que hoy ha habido visita escolar en el yacimiento. Los chavales, de los últimos cursos de la E.S.O., han disfrutado enormemente de las actividades propuestas por los monitores de EDNYA como, por ejemplo, la consabida excavación experimental o la dramatización de la red trófica de Somosaguas (una versión paleontológica y educativa del tradicional "corre que te pillo"). Y también han flipado (algunos -otros estaban más interesados por averiguar el sueldo de los excavadores... y muy decepcionados al descubrir que son voluntarios-) con la mandíbula del Gomphotherium, la estrella mediática del momento.


La Crónica continúa...