viernes, 23 de mayo de 2014

Lección 2: Los carpales


Los carpales son el conjunto de los huesos del carpo (muñeca) en los vertebrados terrestres. Es un grupo de huesos de pequeño tamaño cuyo número puede variar según la especie. El conejo por ejemplo, tiene dos hileras de huesos carpales: la primera (proximal) contiene tres huesos, y la segunda (distal) contiene cinco. En el hombre hay también ocho, que permiten la flexibilidad de la muñeca entre la mano y el antebrazo: la hilera proximal contiene cuatro, y la hilera distal contiene otros cuatro. Cada carpal se articula con los huesos adyacentes. 


En el ser humano los huesos de la hilera proximal, de lateral a medial (del pulgar hacia el meñique), son el escafoides, el semilunar, el piramidal y el pisiforme, situado este último por encima del hueso piramidal. Los de la hilera distal, en el mismo orden, son el trapecio, el trapezoide, el magno (también llamado grande) y el unciforme (a veces llamado ganchoso o ganchudo).


El caballo tiene siete carpales y es el animal que hemos elegido para explicar estos huesos, ya que los animales que encontramos en el yacimiento de Somosaguas tienen el mismo número de carpales que el caballo, o menos (los rumiantes tienen seis, por ejemplo) y sus formas son muy representativas de los que vamos a encontrar. 

La nomenclatura es la misma que para el ser humano, siendo el trapecio el hueso que falta en los caballos. En el caso de los rumiantes, que tienen seis, también falta el trapecio y, además, el trapezoide y el magno están fusionados.

Los siete carpales del caballo están dispuestos como se ve en la ilustración (de lateral a medial): 


A la hora de estudiar estos huesos es importante tener en cuenta: a) que la madurez osea se determina por el grado de mineralización de los huesos, de forma que en individuos infantiles y juveniles los carpales pueden no haberse formado o no tener aún su forma final, y b) que el número no varía en función de la especie, sino del taxón (orden, suborden, familia, subfamilia, etc.).

La hilera proximal de los caballos contiene (de lateral a medial) cuatro carpales: el escafoides, el semilunar, el piramidal y el pisiforme (en la foto no aparece el pisiforme, que esta situado en la parte superior):


El escafoides tiene tres caras articulares. Articula con el radio, el semilunar, el grande y el trapezoide.

El semilunar, llamado así porque tiene la forma de media luna con la concavidad mirando hacia abajo, tiene ciaras articulares con el radio, el escafoides, el piramidal, el unciforme y el magno o grande.

El piramidal tiene forma de pirámide con tres caras articulares. 

El pisiforme (en forma de guisante) tiene dos caras articulares con el piramidal y con el radio.

La hilera distal de los caballos contiene (de lateral a medial) tres carpales: el trapezoide, el grande y el unciforme.


El hueso trapezoide tiene tres caras articulares con el metacarpo, el escafoides y el grande.

El hueso grande es cuboideo y está formado por tres porciones: cabeza, cuello y cuerpo, con cuatro caras articulares.

El hueso unciforme está dotado de una prominencia en forma de gancho (por eso se llama también ganchudo o ganchoso) y tiene tres facetas de articulación.

Los nombres de los carpales en francés (para las ilustraciones), son los siguientes: scaphoide (escafoides), lunatum (semilunar), triquetrum (piramidal), pisiforme, trapeze, trapezoide, capitatu (grande) y hamatum/os crochu (unciforme).