miércoles, 22 de mayo de 2013

Sin novedades en el frente... de excavación

Un día más ha pasado velozmente por el yacimiento. Un mero instante en la inmensidad del tiempo geológico... Y apenas nada reseñable que comentar. Una vez que la meteorología, finalmente, nos ha dado su bendición para poder trabajar sin mayores trabas, parece que nuestro umbral de exigencia se ha elevado. Numerosas piezas dentales, carpales y tarsales parecen no ser suficientes para satisfaccer nuestras ansias de descubrimiento. Pero bueno, eso es lo normal, y casi esperable, en cualquier yacimiento. Siempre está la quemazón de lo desconocido y la saciedad de lo ya descubierto.


En fin, lo que sí que parecen haber aumentado son las conversaciones a lo largo de la cuadrícula, así como en los puestos avanzados de las catas e incluso en la caseta de restauración. Ya sea entre excavadores o a través de la tecnología inalámbrica, la sucesión de noticias, opiniones y cotilleos ha sido contínua a lo largo de todo el día.


La Crónica continua...